Skip to main content

Coches inteligentes y conducción eficiente

octubre 26, 2016 | | María Garnacho

Los coches inteligentes son predictivos. 

Una tecnología más se une a los sistemas de los nuevos coches inteligentes para aumentar la seguridad de los ocupantes. Es la conducción predictiva. Analizando nuestras costumbres y hábitos al volante, nos asesorará sobre cómo realizar nuestros trayectos de la forma más segura y más eficiente. Conociendo al mismo tiempo distintos factores externos que puedan afectarnos en la conducción.

La conducción predictiva de los coches inteligentes incorpora mapas topográficos, posicionamiento GPS y conexión continua con el estado del tráfico. Eso entre otras tecnologías que aportarán ventajas importantes a nuestra forma de conducir.

Conducción eficiente con los coches inteligentes.

Es la principal apuesta de los coches inteligentes, que analizando los hábitos y rutinas que tenemos al volante completará un análisis sobre cómo podemos ahorrar combustible mientras conducimos y así llegar a la máxima eficiencia en el consumo de combustible. De media, un conductor habitual malgasta en torno al 20% del combustible llevando a cabo una conducción poco eficiente, hecho que no pasaría con los coches inteligentes.

La combinación entre coches inteligentes capaces de consumir lo necesario en cada momento del trayecto y que además, suponen un plus en la seguridad de los ocupantes, junto con la conducción eficiente por parte de los conductores puede convertirse en un tándem que consiga reducir tanto el número de accidentes de tráfico como la contaminación que emiten los coches al moverse. La implantación de la tecnología de los coches inteligentes puede acabar con ambos problemas

Los coches inteligentes son más seguros.

El aumento de seguridad se permite gracias a la integración de sistemas en este tipo de coches. Estos nos informan en cada momento de la situación real del tráfico o del estado meteorológico. Conocer estos datos permitirá adaptar nuestra forma de conducir a la situación meteorológica. Por supuesto optar por rutas alternativas a las habituales por atascos o situaciones del tráfico en el momento en el que vayamos a coger el coche inteligente. Siepmre evitando situaciones de riesgo, y con ello pudiendo reducir los accidentes de manera considerable.

 

coches inteligentes
coches inteligentes

 

Así, el coche se convierte en el copiloto virtual del conductor. Este copiloto asesorará en cómo conducir, pero dejando la última decisión al conductor. Será un copiloto que nos informe de qué hacer en cada momento, después de haber analizado cómo nos comportamos al volante. Que aspectos mejorar, y que nos ayudará no solo a ahorrar sino a reducir situaciones de riesgo.

Poco a poco los coches inteligentes se abren paso en el mercado.

Como todos los nuevos sistemas, ha comenzado a implementarse en los coches de alta gama. Siendo casi una realidad en coches de la marca Audi, Mercedes o Volvo. Su implantación generalizada en todos los coches es prácticamente inminente. Y esto se suma a los sistemas ya en uso como los sistemas de control de estabilidad, frenado o de limitadores de velocidad.