Skip to main content

Historia del cinturón de seguridad

noviembre 2, 2016 | | María Garnacho

El cinturón de seguridad de tres anclajes

El cinturón de seguridad salva millones de vidas al año en todo el mundo. Sin embargo, el primer modelo de cinturón de seguridad no era más que una cuerda alrededor de la cintura que impedía que el pasajero saliera despedido sin demasiadas garantías para su integridad física. Hasta los cinturones actuales tiene un punto de inflexión. Y es la aparición del cinturón de tres puntos de anclaje de la mano de Nils Bohlin.

Historia del cinturón de seguridad

Nils Bohlin quizás haya sido una de las personas que más vidas haya salvado en el mundo. Obviando las grandes hazañas de otros grandes personajes de la historia, Bohlin inventó el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje. Algo que cada año evita 100.000 muertes en las carreteras.

El cinturón de seguridad se implantó primeramente en los aviones durante la década de 1930. Era un dispositivo que simple y llanamente servía para el momento del despegue del avión y poco más. Sin embargo, en la década de los 50 se implantó en los vehículos de una manera rudimentaria.

El cinturón de seguridad no era más que una simple cuerda que recorría la cintura del pasajero. Eso evitaba que saliera despedido. Pero en casos de colisión, no impedía que éste sufriera graves daños en la espalda y el cuello. La aparición del cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje en 1959 dentro de un modelo Volvo revolucionó el mercado. Pero no solo eso, también cambió para siempre la concepción de la seguridad en los vehículos de todo tipo.

El cinturón de seguridad salva muchas vidas

 

cinturón de seguridad

 

 

El mecanismo es simple. Tiene dos puntos de anclaje paralelos. Y un tercer punto que conforma una L en el asiento del vehículo. De esta forma cruza una cuerda con forma de triángulo rectángulo sobre el pecho del viajero. Así se asegura la total y absoluta seguridad dentro del vehículo. El dispositivo del cinturón de tres puntos de anclaje se calcula que salva en torno a la nada desdeñable cifra de 100.000 personas al año.

El invento de Bohlin fue reconocido como una de las ocho maravillas de la invención entre 1885 y 1985. Fue reconocido por la oficina de Patentes y Marcas de Alemania. No es de extrañar, ya que según indica la DGT, llevar puesto el cinturón de seguridad reduce en un 50% las posibilidades de muerte por accidente. El cálculo indica que desde la creación de este artilugio, ha podido salvar a más de un millón de personas de morir en un accidente de tráfico.