Skip to main content

Cómo hacer buen uso de los antibióticos

octubre 28, 2016 | | María Garnacho

El 18 de noviembre se celebra el día europeo para el uso prudente de los antibióticos.

El día europeo para el uso prudente de los antibióticos intenta sensibilizar sobre el correcto uso de los medicamentos. Así como fomentar un uso cada vez más prudente. El principal problema radica en el mal uso y la generalización de estos fármacos.

Fue a principios del siglo XX cuando Alexander Fleming descubrió la penicilina. El primer antibiótico comercial que sirvió para tratar la sífilis. Los antibióticos se convirtieron en los fármacos destinados en exclusiva para el tratamiento de infecciones provocadas por gérmenes y bacterias.

Vacunas y los antibióticos

Los antibióticos se generan a partir de la floración de bacterias que permiten analizar las formas y sustratos de las mismas. Esto es así para poder generar la reacción opuesta necesaria a la hora de atacar una infección vírica. Son también la base de las vacunas modernas que permiten inocular dentro del cuerpo de una persona sana organismos muertos que en circunstancias determinadas entrarían al organismo vivas y atacarían al sistema inmune. Mediante las vacunas, desarrollamos una inmunidad o un escudo para evitar que estos organismos nos hagan daño

Prudencia con los antibióticos

Son utilizados para combatir las infecciones causadas por bacterias. Pero actualmente nos enfrentamos a una gran amenaza: su mal y excesivo uso. Esto hace aumentar la resistencia de las bacterias a los mismos. Y esto, no solo causa una consecuencia inmediata de reducción de efectividad en su aplicación, sino que los virus y bacterias mutan de forma. Con ello se hacen más resistentes a su tratamiento con antibióticos y son más difíciles de combatir.

Responsabilidad con los antibióticos

La responsabilidad es conjunta, tanto de pacientes como de los médicos que prescriben los antibióticos.

Como pacientes no debemos tomar estos fármacos sin habernos sido recetados por nuestro médico, seguir las instrucciones del mismo, en cuanto a la dosis a tomar y el tiempo, no interrumpir el tratamiento ni tampoco prolongarlo, y no reutilizar el mismo ante cualquier otra infección que creamos similar.

antibióticos
antibióticos

 

El descubrimiento de la penicilina y la adopción de medidas higiénicas en el servicio sanitario revolucionaron la sanidad como la conocemos hoy en día. A modo de curiosidad, Londres, a pesar de ser una de las ciudades desde siempre más densamente pobladas, siempre ha contado con una menor incidencia de mortalidad por epidemias e infecciones. La causa radicaba en su afición al té, para lo que había que hervir el agua, erradicando las bacterias.

Cuida de tu salud. Con una correcta aplicación de los antibióticos y cuida de ella gracias a la tranquilidad que te ofrece un seguro médico de salud.