Skip to main content

10 útiles consejos para comprar una casa

septiembre 5, 2018 | | María Garnacho

Si te estás planteando comprar una casa y dejar a un lado vivir de alquiler debes leer nuestros consejos para comprar una casa. La adquisición de una vivienda es una gran inversión, es una decisión muy importante, la cual implica un riesgo y debemos tomar las precauciones necesarias para que salgamos victoriosos. Por eso desde Proyectos y Seguros te damos estos 10 consejos para que no se convierta en una pesadilla.

Asegúrate que sea un precio que puedes afrontar.

Antes de visitar cualquier apartamento, debes asegurarte de que vas a poder pagarlo en caso de que lo compres, no puedes hacerte ilusiones con un piso que realmente no te puedes permitir.

En el caso de que ya te hayas decidido por una, es aconsejable que el precio de la hipoteca no supere el 40% de tu sueldo, si supera ese umbral, esa casa es demasiado cara para ti y no vas a poder permitírtela. Hay bancos que rebajan este umbral aún más, hasta el 33% o, incluso, por debajo del 30%. Vale más la pena quedarse corto que pasarse.

¿La vas a usar como inversión o como vivienda?

Si tu compra va a ser solo una inversión, tendrás que tener en cuenta otros factores, como es la rentabilidad del alquiler. Si va a ser una inversión tenemos que tener más en cuenta la localización, la comunicación con la que cuente esa zona; debes buscar sacar el máximo beneficio de esa vivienda.

Si por el contrario, tu intención es vivir en ese lugar, tienes que determinar cuáles son para ti los factores más importantes para ti, para decantarte por una casa u otra.

No te avergüences y pregúntale al propietario todo lo que te preocupe

No te quedes con la duda y pregunta todas tus dudas: consumos de electricidad o gas, el precio de la comunidad y lo que incluye, si hay morosos en la comunidad o si  ha habido derramas importantes por mejoras u obras en el edificio. Es necesario que sepamos todas las cosas que nos preocupan y que puedan afectar a nuestra futura economía, incluso puede darse el caso de que puedas así podrás renegociar el precio de la propiedad.

Investiga cuánto pagarás de IBI

La vivienda a la que te vas a mudar está gravada con el Impuesto de Bienes Inmuebles, este impuesto se paga anualmente y dependiendo de la zona y del tipo de vivienda, varía su precio. Puede calcularse el IBI mediante el valor catastral de la vivienda más el porcentaje que haya establecido el ayuntamiento de tu ciudad, que oscila entre el 0’4% y el 1’3%.

Ventajas de comprar una vivienda a reformar

La posibilidad de comprar una vivienda para reformar plantea una serie de ventajas, como puede ser que tenga un precio bastante inferior al de tu presupuesto y poder diseñarla a tu gusto; así puedes plantearte ir a una zona que aunque sea un poco más cara, al tener que reformar el piso, éste va a tener un precio mucho menor.

Visita el vecindario en distintos horarios

No solo debemos tener en cuenta lo que será nuestra futura vivienda, debemos contar con que vamos a vivir en una zona concreta de la ciudad durante mucho tiempo, y tenemos que saber si ese vecindario nos conviene, ya sea por cercanía con colegios, hospitales o comercios, o porque es una zona tranquila.  Para verificar que es lo que buscamos, deberíamos visitar el barrio en diferentes franjas horarias, para comprobar si se oye mucho ruido, si entra luz también por la noche en casa, si los vecinos son escandalosos, etc. Tenemos que verificar muchos factores para tomar la decisión correcta.

Documentación que deberías pedir antes de la compra

Si la vivienda es de un particular:

  • Número de registro de la propiedad.
  • Documentación de que la vivienda está libre de cargas, se puede obtener con una Nota Simple en la Oficina del Registro de la Propiedad.
  • Comprobar que la vivienda está libre de morosidad en la comunidad de vecinos, para ello, debemos contactar con el Administrador o en su defecto con el presidente de la Comunidad de Propietarios y que nos informe de si la vivienda que pensamos adquirir está al corriente en el pago.
  • Certificado de que el vendedor está al corriente de los pagos de IBI emitido por el ayuntamiento.
  • Certificado energético.

Si la vivienda es de un promotor:

  • Necesitamos el proyecto técnico aprobado y la licencia de edificación, con la cédula urbanística y el certificado del Registro de la Propiedad
  • Y si compras sobre plano, pide la póliza de aval.
  • Y cuando te entreguen la vivienda: comprueba que el inmueble tenga la División Horizontal, Estatutos de la Comunidad de Propietarios o Seguro Decenal, etc

No tengas miedo de abrir y cerrar grifos.

No creemos que quieras entrar a vivir a una casa nueva y encontrarte con que debes de afrontar cambios con los que no contabas: cambiar puertas, ventanas o tuberías. Es recomendable que antes de comprar la vivienda, no te cortes en abrir y cerrar puertas para comprobar que no se han estropeado con el tiempo y no arañan el suelo; los grifos y la presión del agua, cuida que no tengan una mala presión y verifica que las tuberías no están en mal estado. Verifica que los cierres de las ventanas y el aislamiento son correctos, para así no tener que hacer otra gran inversión después de realizar la compra de la casa.

Encuentra la hipoteca que más se adapte a lo que buscas.

Hay diversos tipos de hipotecas entre las que puedes elegir, existen hipotecas de tipo fijo, variable o mixto. Con las de tipo fijo se paga siempre la misma cuota, la variable depende de un indicador (generalmente el euríbor), y la mixta los primeros años es de tipo fijo y el resto es de tipo variable.

Elige el seguro de hogar que cubra lo que necesitas.

Dentro del hogar pueden ocurrir percances, por eso es necesario un seguro de hogar que te respalde en caso de que lo necesites. Existen diferentes tipos de pólizas: generalmente solemos distinguir entre continente y contenido para clasificar el tipo de coberturas que incluyen. Evidentemente lo mejor es que protejas al máximo tanto el continente (la vivienda) como el contenido (tus cosas) en el mayor número de supuestos posibles: incendio, rayo, inundaciones, robo, expolio… Además de cubrir un capital suficiente para los daños involuntarios a terceros (responsabilidad civil).